jueves, 7 de febrero de 2008

En camino


Dejamos atrás gruesas nubes que se rascan la panza sobre las montañas de la Sierra de Béjar, viajamos hacia el sur por tierras de Extremadura en busca del tiempo perdido, vamos a ver a los amigos y a pasar con ellos unos buenos ratos.

Entonces fue cuando comenzó nuestro viaje...

con la vista puesta en el horizonte
no perdemos la esperanza nunca...




Azul del cielo, azul del mar
mi corazón lleno de sangre roja
está bajo una camiseta azul...

Toro

Extremadura, desde el coche en marcha veo tu recortada silueta
y siento que la bravura de tu sangre corre por las venas
de las gentes que habitan estas tierras.