sábado, 16 de febrero de 2008

Sale el sol

Cuando sale sol es hora de partir...

Desde mi ventana


Me asomo a la ventana y miro al universo con los ojos maravillados de un niño, mi deseo de conocer es tan fuerte que puede con todo, las ansias de aventura encienden la mecha; es entonces cuando mi mente se libera de toda atadura y abandona este cuerpo que la encadena a la mísera existencia de un ser humano y se va en busca de mundos lejanos:

Cuando mi cuerpo está preso
y no pude viajar lo hace mi alma.




.