viernes, 19 de septiembre de 2008

.


volver...
volver...
volver...






Dejé pasar el tiempo,
ya es hora de volver:

¿Quien no teme
encontrarse con su pasado?





.
.





Necesitamos encontrar la respuesta,
y en su búsqueda iniciamos largos viajes,
con mapas, brújulas y sextantes
recorremos las tierras, montañas y mares
del mundo entero, creemos que al final
habrá un gran tesoro oculto;
después de mucho buscar y de recorrer
todo, después de visitar a gurús, santones,
maestros, doctores, líderes y profetas
por fin unos pocos se dan cuenta:

¡Estúpido ser humano!
¡La respuesta está tan cerca!





.


Cualquier sitio es bueno
para descansar,
y si es menester,
bajo el sol duermo,
sueño y vivo;
en los bancos del parque
me alejo del mundanal ruido,
encuentro sosiego y paz;
no debo nada a nadie
tan solo a mi mismo:
Bajo mis pies
doradas hojas,
alfombra suave del
otoño en ciernes.





.