sábado, 1 de noviembre de 2008

Venecia, siempre Venecia. IV
























VENECIA DE NOCHE









Venecia, siempre Venecia. III














Plaza de San Marcos.




Ave sobre el cielo de la laguna.





Café junto al gran canal










Comienza el fenómeno conocido como aqua alta, al subir la marea la ciudad se inunda.



Panorámica de San Marcos vista desde la laguna.

Venecia, siempre Venecia. II








Puente de Calatrava.










Vista de Venecia vista desde San Zaccaria.





ISLA DE MURANO

La isla del vidrio artístico.






Artesano del famoso vidrio de Murano, bajo el prisma sobrio del educado en las tierras de Castilla roza la producción del vidrio en general el mal gusto; si, toda Venecia en sí es rebuscada y barroca, diría que las góndolas de Venecia y la misma ciudad navegan entre el lujo y lo divino pero roza la frontera de lo hortera. ¿Pero que importa? Si la humanidad en su mayoría es admiradora de este estilo.


















Venecia, siempre Venecia. I


Turista fotografiando el Puente de los Suspiros.





Góndolas en el Gran Canal






Puente de Rialto







El Gran Canal visto desde el Puente de Rialto







Máscaras típicas del carnaval de Venecia.












La Catedral de San Marcos en la hora azul.






L´Aqua Alta

Venecia se hunde cada año un poco, en otoño e invierno al subir la marea partes de la ciudad quedan sumergidas bajo el agua, a este fenómeno le llaman l´aqua alta y entonces hay que desplazarse sobre pasarelas o con grandes botas de agua.


















MÚSICA EN VENECIA

La música es otro de los atractivos de la ciudad, la música clásica, y la de Vivaldi en particular; es curioso ver a gentes que jamás han ido a escuchar un concierto y menos una ópera guardar largas colas para hacerlo en Venecia.

Otros escuchan la música que inunda las calles y terrazas de la Plaza de San Marcos.




Venecia es una ciudad cara, por un café en una terraza de la Plaza San Marcos te pueden cobrar 14€, eso si, el robo es al son de los violines que tocan el pasaje de la Primavera de las Cuatros Estaciones de Vivaldi ad nauseam.




.