viernes, 14 de noviembre de 2008

Sakara, Saqqara, Sakkara o Saqqarah (Arabic: سقارة‎)





La primera pirámide que vio la luz fue la escalonada de Sakara, la construyó para el faraón Dyoser el arquitecto, médico e ingeniero de Inhotep, dicen de el que era una auténtico portento natural en múltiples campos, que era tan brillante o más que Leonardo. Es uno de los lugares que más me han emocionado, Sakara es un complejo funerario, en el se encuentran hipogeos, mastabas y pirámides.





Pero si la pirámide ya resulta admirable per se, su interior no es menos sorprendente, las entrañas del monumento con catorce entradas falsas y solo una verdadera que conforman un laberinto de pasadizos, pozos, trampas, cámaras mortuorias y almacenes, si sumamos todos ellos su longitud total sería de unos seis km.




Poder tocar esas vetustas piedras con las yemas de los dedos es algo indescriptible.


Viajero, cuando estés frente a esta maravilla recuerda que cuando nació Jesús de Nazaret, esta pirámide ya llevaba más de 2.500 años construida; reflexiona un poco, aún quedarían 500 años para igualar ese tiempo.


Entrada a Sakara, fue la primera construcción en piedra en el antiguo Egipto.











.