domingo, 29 de noviembre de 2009

Celebración del fin del mes de meditación


Este nuestro primer viaje ha coincidido con la fiesta que celebran los budistas al acabar el mes dedicado a la meditación.






















viernes, 27 de noviembre de 2009

Estupa Bouda

La estupa es un símbolo cósmico, conmemorativo del páranirvana de Buda. Sobre una gran plataforma (medhi), a modo de altar de sacrificios y, que representa la tierra, se eleva el cuerpo central semiesférico, macizo, que representa la bóveda celeste (anda, ‘huevo’). En la parte superior se encuentra una empalizada cuadrangular (harmika) que hace referencia y simboliza la residencia de la divinidad protegiendo la parte superior del eje del universo (yashti), que hipotéticamente atraviesa la bóveda.



Al este de Katmandú se encuentra la Estupa Bouda, dicen de ella que es una de las más grandes del mundo.





Una estupa es un tipo de arquitectura budista y jainista hecha para contener reliquias, que deriva probablemente de los antiguos túmulos funerarios. Se encuentra extendido por todo el sudeste asiático.




El monumento simboliza la doctrina budista en la que cada parte representa elementos cósmicos. La base cuadrada representa la tierra. La bóveda hemisférica describe la parte celestial. La terraza simboliza la residencia de los dioses. La luna creciente es la unión del cielo y de la tierra. Y por último, los chakras o discos que coronan el mástil y, que a medida que ganan altura, pierden superficie y representan los cielos sucesivos.



La primera estupa se atribuye a Ashoka en elsiglo III a. C. aunque muchos consideran que tiene un origen megalítico, y es un monumento funerario de peregrinación. Antiguamente encerraba o simplemente señalaba el lugar donde había sido enterrada una reliquia budista. La reliquia solía contener las cenizas de algún santo, objetos rituales e imágenes de culto que se consideraban milagrosas.




Sobre el eje se sitúan varios discos decrecientes (chatravali), que dan forma de una sombrilla sagrada haciendo hincapié en la dignidad que representa la reliquia en cuestión (cuantos más chatravali hayan, más sagrada se considera). El peregrino debía acercarse desde el este y circunvalar la estupa de izquierda a derecha, en sentido de las agujas del reloj, de forma que siempre el monumento tenia que quedar a la parte derecha. Imitando así, el sentido en que las estrellas circundan el firmamento del cielo.




Tras la muerte de Buda ocho clanes principescos se disputaron las cenizas de su incineración. Éstas fueron enterradas bajo ocho stupas, en diferentes lugares.





El prestigio fue creciendo y las stupas, con el tiempo se convirtieron en importantes lugares de peregrinaje.





En ellas se recitan plegarias y se medita caminado alrededor dejando siempre el objeto a venerar a la derecha.


Fueron recubiertas con piedras, que con frecuencia eran talladas y que ilustraban la vida de Buda.


miércoles, 25 de noviembre de 2009

Ceremonia de aniversario


Si bien es cierto que los funerales de los hindúes son rápidos para los ojos del viajero, quizás todo sea debido a la creencia de esta religión en la reencarnación y que la muerte es solo un eslabón más en la cadena de muerte y reencarnaciones, también no es menos cierto que después cada aniversario se celebra sin falta, es un deber ineludible si no quieren que el espíritu de su familiar o antepasado se enfade con ellos y caigan toda clase de males sobre sus cabezas. Esta ceremonia se realiza de una forma más solemne e importante que el propio funeral y ocupa todo un día completo de rituales y plegarias, pasando todo el tiempo allí junto al río sagrado, junto al espíritu, llevando comida que se deposita sobre las aguas del río en pequeñas cestas hechas con hojas de plantas. Este ritual siempre se hace a través de un sacerdote que hace de medium para comunicar al familiar con el difunto. en la foto superior el sacerdote de espaldas ayuda a comunicarse con el difunto al familiar.

La siesta

La niña y la diosa





Gurús


Gurús de pega, folclore barato para turistas y fotógrafos ávidos de fotos típicas, son como los personajes que se ponen en las ciudades disfrazados a modo de estatua y que solo quieren recaudar unas cuantas rupias de aquellos que quieren sacar unas fotos. ¡quien no tiene una foto por solo 100 rupias?





Este es un verdadero sacerdote hindú realizando las plegarias del aniversario de de un fallecido.




Gurús de todo a 100 rupias se preparan la comida usando como combustible la leña que ha quedado después de la cremación de los cadáveres.




De la muerte y el hinduismo


La ceremonia hindú de despedida de sus seres queridos es una cremación. los muertos son despachados normalmente de una forma sobria y rápida, muy rápida, demasiado para lo que entiendo yo; la mayoría, a las tres o cuatro horas después de morir ya han pasado a formar parte del río en forma de ceniza. Solo se avisa a los parientes más cercanos y que se encuentren más a mano por lo que los entierros suelen ser poco concurridos y, a la mayor brevedad, se procede a realizar el ritual de despedida del difunto junto a las aguas del río sagrado.



Viuda espantado las moscas sobre el cadáver de su marido.








Katmandú tiene 17 crematorios ceremoniales donde proceden a despedir a sus seres queridos camino de la próxima reencarnación. Este es el más emblemático, antiguo crematorio real ahora puede ser usado por cualquiera y está situado a los pies del templo más importante y sagrado del hinduismo en todo Nepal, el Templo De Oro.





Junto al río sagrado se colocan los cadáveres a los que apenas unos minutos antes han certificado su muerte. El guía que se nos ha ofrecido ha relatarnos todos los entresijos de los rituales hindúes de la muerte y de la ceremonia de la quema de cuerpos no dice que para ellos la muerte es algo natural, un paso más camino hacia otra vida, que a diferencia de occidente no se ven escenas de duelo y dolor ya que vida y muerte, es una parte más de la comosvisión de su religión; nos recalca que es algo muy natural no como en occidente.



Se procede al lavado de cara y pies con el agua sagrada como parte de ritual, incluso se le coloca al muerto con los pies dentro del agua del río del cuerpo aún carente de rigor mortis.




Este cadáver en concreto no tenía mas que a media docena de personas en la ceremonia de cremación. En la foto podemos ver como algunos de sus más allegados le dan el último adiós, quizás sea su mujer o su hija y a pesar de lo que que el guía nos dijo en ellas se puede apreciar el dolor por la pérdida del ser querido.



Todo discurre a mucha velocidad. Una vez dado el último adiós se procede a ocultar el rostro del muerto que hasta entonces estaba descubierto.



Algunos curiosos y los pocos familiares son los que acompañan al muerto en el último adiós.





Todas sus pertenecías personales son arrojas al río, cualquiera puede recogerlas y quedárselas, de hecho varios hombres y un par de niños de apenas cuatro o cinco años estaban por allí recogiendo todo lo que habían tirado de estos cadáveres como se puede observar en la parte superior derecha de la fotografía de arriba; en la foto también podemos apreciar a un mono bebiendo en la parte inferior derecha junto al cadáver y a una mujer recogiendo agua en la parte inferior izquierda.





Después se colocan los cuerpos sobre unas maderas entre las que colocan bolsas de de grasa o mantequilla para ayudar a una mejor combustión y que el cadáver quede reducido a cenizas, todo tiene que ser natural y sagrado, no se puede usar gasolina ni ninguna sustancia no orgánica y, como estos productos son caros solo los ricos pueden costearse la suficiente cantidad para que la cremación sea perfecta.






Encima del cadáver se coloca paja en cantidad para que se guarde el mayor calor posible dentro de la pira a modo de horno. Si el muerto es muy pobre y no le pusieron las suficientes bolsas de mantequilla la paja se humedece para que la combustión se alargue lo suficiente para reducir a cenizas el cadáver. Nos dicen que cuando hay muchos cadáveres esperando la cremación los despachan lo más rápido que pueden, la señal de que se ha consumado la cremación es un ruido seco a modo de pequeña explosión que indica que el cráneo del fallecido a reventado por el calor, entonces el sacerdote procede a arrojar los restos del muerto y de la pira al río.







Una vez prendido fuego solo el sacerdote se queda con el difunto, los familiares ya han abandonado el lugar.




Cremación de varios cuerpos en los altares dispuestos para tal fin. Una vez que el cuepo se ha convertido en cenizas se arrojan al río junto con los restos de maderas, vuelve a la naturaleza lo que salió de ella en forma de los considerados cinco elementos básicos de la naturaleza: aire, fuego, madera, tierra, agua.





En la distancia pude oír los lamentos de una de las viudas, su marido un antiguo gurka fue despedido por sus compañeros de armas, sus hijos parecían que estaban de paseo un día cualquiera pero ella lloró de forma desgarradora y tan desconsolada como en cualquier parte del mundo lo hubiera hecho una mujer que despide a su ser más querido. Si, puede que su forma de entender el cosmos, su forma de ver el paso de la vida a la muerte en su religión sea muy natural pero lo que vi yo fue mucho dolor, dolor profundo y sincero aunque después piense que su marido se ha reencarnado en otra persona o en una animal si fue malo durante su vida. En fin, respetando sus creencias pero a mi esto de las reencarnaciones me parece muy difícil de digerir, me parece una milonga de muchos cojones.




.

lunes, 23 de noviembre de 2009

OM MANI PEDME HUM


Stupa de Bouda, Nepal. es una de las mayores del mundo, y está situada cerca de Katmandú.



Mantras escritos en banderas colocadas al viento en los tejados de las casas en Katmandú.









Mantra (तन्त्र ) es una palabra de origen sánscrito, que esta formada por los términos manaḥ y trāyate, que se traducen por mente y liberación, de ahí que se dice que un mantra es un instrumento para liberar la mente del flujo constante de pensamientos que la confunden.






Om mani padme hum (sánscrito ॐ मणि पद्मे हूँ, oṃ maṇi padme hūṃ) Se traduce: ‘¡Oh, joya en el loto!’ Es probablemente el mantra más famoso del budismo, el mantra de seis sílabas del bodhisattva de la compasión, Avalokiteshvara (en sáncristo) o Chenrezig (en tibetano). El mantra se asocia en particular con la representación de cuatro brazos Shadakshari de Avalokiteshvara. Se dice que el Dalái Lama es una reencarnación de Avalokiteshvara, razón por la cual el mantra es particularmente venerado por sus seguidores.





Detalle de la stupa de Bouda.










.





..