miércoles, 11 de marzo de 2009

Los niños II


La paredes de las casas son de barro, el techo de paja y ramas, el espacio interior es reducido, en ellas viven familias de decenas de miembros compartiendo espacio con los animales. No hay agua corriente, ni desagües, ni electricidad, ni mucho menos TV y, sin embargo, los niños parecen mucho más felices que los que salen de nuestras escuelas camino de las actividades extra escolares.




No hay Playstation, ni MSN, se crían en la calle bajo un sol inclemente y cubiertos de polvo color pardo que uniformiza cualquier ropa a un color común, el color de la tierra.




los ojos son la puerta del alma