miércoles, 9 de septiembre de 2009

Rawalpindi VI


Artesanos, barberos, mecánicos, torneros, electricistas, tenderos... aquí todo tiene arreglo, todo tiene solución. A diferencia de occidente en el que cualquier arreglo es a veces más caro que el producto en sí; productos que son importados de estos países en los que, la mano de obra, es de un costo ridículo. Muchos salarios medios no superan los 50$ al mes.


Si, es una cosa que se ve por doquier, la mano de obra es tan barata que en muchos casos es más rentable usarla como fuerza motriz que usar máquina.




Algunas instalaciones eléctricas nos ponen los pelos como escarpias a verlas entre edificios viejos y una marea humana cuya vida transcurre en rededor.






No hay turistas, ni viajeros, aquí los extranjeros no vienen nunca salvo por error o por puro vicio; cuando nos cruzamos con los lugareños nos miran sorprendidos y extrañados.





Curiosa variedad de oveja local de gran alzada y cuyas orejas son enormes.








Panadería.






Conductor de motocarro.






Transportista.