viernes, 7 de mayo de 2010

La Catedral de Sal (Colombia) I

La Catedral de Sal se encuentra ubicada en la ciudad de Zipaquirá, la cual dista de Bogotá, la capital del país, unos 48 kilómetros por vía férrea y a 49 kilómetros por carretera. También se puede acceder a la ciudad por las vías que comunica con la sabana de Ubaté y la región de Rionegro.




La Catedral de Sal es un templo construido en el interior de las minas de sal de Zipaquirá, en la Sabana de Bogotá, en el departamento de Cundinamarca, Colombia. Es también un centro religioso y uno de los santuarios católicos más célebres del país que hace memoria del Viacrucis de Jesucristo.






El diseño arquitectonico y artistico de la nueva Catedral de Sal, es propio del Arquitecto Bogotano Roswell Garavito Pearl, el cual salio aprobado tras la elección del proyecto que contenia un total de 44 propuestas en un concurso convocado por la Sociedad Colombiana de Arquitectos en 1990; mientras que la direccion tecnica de ingenieria fue ejecutada por el Ingeniero Bogotano Jorge Enrique Castelblanco Reyes.




En su interior se encuentra una rica colección artística, especialmente de esculturas de sal y mármol en un ambiente lleno de un profundo sentido religioso que atrae a peregrinos y turistas.


En el fondo de esta nave se ubicaba la capilla de la Virgen del Rosario, en cuyo altar labrado en roca estaba la imagen de la Virgen, moldeada por Daniel Rodríguez Moreno. La imagen, que tiene una dimensión de 70 cm de altura, fue trasladada a la nueva Catedral.





La Catedral de Sal (Colombia) II


a catedral antigua fue construida a partir del 7 de octubre de 1950 e inaugurada el 15 de agosto de 1954 en las antiguas galerías cavadas por los muiscas dos siglos antes. En 1932, Luis Ángel Arango tuvo la idea de construir una capilla subterránea llevado por la devoción que los obreros demostraban antes de iniciar su jornada de trabajo. Estos adornaban los socavones con imágenes religiosas de sus santos a los que pedían bendición y protección.

La mina poseía entonces cuatro niveles de excavación, cada uno de ellos con una extensión de 80 m . La Catedral Salina se situaba en el segundo nivel de la montaña.










La Basílica tenía una longitud de 120 m , una superficie habitable de 5.500 y una altura de 22 m . En su interior había 6 columnas, cada una con una base de 80 m² y podía albergar 8.000 personas.

Al fondo de la basílica se podía contemplar una gran cruz de madera, iluminada desde su base y que proyectaba sobre el techo una sombra que simbolizaba a un Cristo con los brazos abiertos.


En la nave derecha se encontraban el coro y las estaciones del Viacrucis decoradas con grandes números romanos dorados.


Monumento al minero.

El museo del oro Bogotá

El museo del Oro en Bogotá es el mejor del mundo en su género, uno de los lugares que es obligatorio visitar por cualquiera que se precie de se un gran viajero.

El Museo del Oro del Banco de la República de Colombia está ubicado en la carrera 6ª esquina de la calle 16 Parque de Santander, en el centro histórico de Bogotá, Colombia.

Posee la colección de orfebrería prehispánica más grande del mundo, con aproximadamente 34 mil piezas de oro y tumbaga, cerca de 25 mil objetos en cerámica, piedra, concha, hueso y textiles.

Expone piezas de diferentes culturas indígenas colombianas, entre las que destacan: Calima, Muisca, Nariño, Quimbaya, Sinú, Tairona, San Agustín, Tierradentro, Tolima, entre otras.





Los muiscas celebraban en sus lagunas una ceremonia a la que se ha dado el nombre de El Dorado. En ella el heredero del cacicazgo, cubierto de oro en polvo, tomaba posesión de su mandato con una gran ofrenda a los dioses. En esta representación aparece en el centro de una balsa rodeado por los caciques principales y su séquito, todos adornados de oro y plumería.





Las piezas son excepcionales por su valor histórico y artístico, y pertenecen a periodos que van del siglo II AC hasta la llegada de los europeos.



En la parte superior se puede observar un recipiente usado para tomar coca o poporo.
La compra de este poporo quimbaya por el Banco de la República en 1939 fue el primer esfuerzo institucional realizado en Colombia por detener la destrucción de la orfebrería prehispánica y salvaguardar una parte esencial del patrimonio histórico de la nación. Obra maestra de la metalurgia, vaciada en dos partes por el método de la cera perdida, esta pieza fue el origen de las colecciones del Museo del Oro





Objeto
Tumbaga
0 - 550 d.C.
El Dragón, Calarcá, Quindío
23,4 x 25,7 cm
Este adorno para el pecho representa una figura humana en rígida y artificiosa posición. Su simetría y el juego de sus proporciones exactas capturan la mirada con extraordinaria fuerza, convirtiéndolo en una obra de arte intemporal.




El orfebre, pero también el minero, transformaron los materiales que les brindaba la naturaleza para crear estas obras de arte intemporal que los hacen dignos de admiración. También entre sus antiguas comunidades fueron considerados sabios y, en ocasiones, chamanes.


El viajero observa la belleza de los trabajos realizados por los habitantes de la zona y se queda maravillado de la perfección y la expresividad de los mismos.








Característicos de la metalurgia Quimbaya "tardía" -existente cuando llegaron los españoles- son los objetos martillados y repujados con figuras esquemáticas. Aquí vemos aves y espirales distribuidas simbólicamente en cuatro cuadrantes.




Cubierta de caracol
Oro
100 a.C. - 1000 d.C.
Restrepo, Valle del Cauca
14,8 x 30 cm

Al adherir a un caracol marino láminas de oro tan delgadas como el papel, el orfebre consiguió crear una entidad completamente nueva y mágica. Con el tiempo el caracol desapareció, pero quedaron sus formas, representadas de manera perfectamente fiel.





Tapa de orejera (con cabeza de ave)
Oro y platino
500 a.C. - 300 d.C.
Valle del Cauca
5 x 8,4 cm
En esta pequeña obra maestra de ornamentación corporal repujada en una lámina de oro, la cabeza de un ave de presa rodeada de serpientes se proyecta hacia el frente en un pico de platino.

Sorprenden tanto la concepción del motivo, cuyo simbolismo puede tener que ver con el dualismo del cielo y la tierra, como la técnica utilizada por el orfebre de Tumaco.