martes, 25 de enero de 2011

labitur occulte fallitque volatilis aetas, et nihil est annis velocius


En la paz del  cementerio sufi, este hombre duerme sobre las humildes tumbas dejando pasar el tiempo, ese tiempo que se desliza veloz camino del infinito.