martes, 13 de marzo de 2012

Wagah Border


Los enemigos, que antes eran hermanos y fueron separados quien sabe si por sus dioses o empujados por el mismo diablo, se ven las caras cada día en el acto de arriar las banderas en Wagah Border. Los mejores hombres de cada país desfilan y se desafían con la mirada, una pequeña escaramuza psicológica realizada con gestos idiotas y envueltos en una coreografía infantil jaleada incondicionalmente por una multitud de niños traídos ex profeso de excursión para aplaudir a sus tropas. Tal vez influenciados por la herencia británica y poniendo de su cosecha todo lo que pueden consiguen que todo el ritual que pudimos ver esté más cerca de lo tragicómico que de lo militar. India y Pakistán, cuando los hermanos se odian a muerte por creer en un dios distinto.