miércoles, 23 de mayo de 2012

siste, viator




¡Detente, viajero! 
¡Camina despacio entre las nubes de algodón! 
Ahora estás en el seno de un "bosque nuboso" allá donde las nubes son perennes y el cielo y el sol apenas aparecen alguna vez de forma furtiva; allá en lo más profundo de mi amada Colombia puedes admirar toda la belleza del universo escondida tras la mágica y enigmática bruma, y en reverencial silencio, desde lo más profundo del corazón, puedes orar al cielo por ello:
Viajero. ¡Déjate acunar por el suave rumor de la selva y disfruta de la inmensa obra de Dios!
!Alégrate insignificante ser por haber nacido y poder ver cosas así¡




.